El Skin Tightening es una nueva tecnología que mediante el uso de energía de luz pulsada, infrarrojos y radiofrecuencia, ha demostrado resultados muy eficaces para hacer un tensado no quirúrgico de la piel. El tratamiento requiere de 4 a 6 sesiones, una vez por mes, y estimula la producción de colágeno en las capas profundas de las mejillas, quijada y cuello.